ORATIO MATINALIS

03.04.2014 08:57

GRACIAS SEÑOR

Gracias, Señor, porque has hecho de la Escuela Pía

fundamento, casa y patria de nuestra misión compartida:

como personas, como comunidad y como laicos escolapios

queremos mantener y cultivar

un claro sentido y espíritu de entrega generosa.

 

Te pedimos que nuestra fe

en tu Iglesia una, santa, católica y apostólica

sea un vivo y espléndido testimonio

de unidad, santidad, catolicidad y apostolicidad,

a fin de que el mundo crea y encuentre, Señor,

caminos de acceso a ti y a tu pueblo santo.

 

Haz que el carisma calasancio

se revele como un fiel y ferviente servicio

en favor de los niños y de los jóvenes,

entre los pobres y necesitados, los privilegiados

en actitud humilde, amorosa y esperanzadora

a ejemplo de San José de la Madre de Dios.

 Amén.

.

 

 

SALMO PARA ALEGRARSE

Es bueno darte gracias, Señor, de corazón,

y cantarte con gozo cada día.

Es bueno proclamar por la mañana tu lealtad

y por la noche decirte de verdad que me has querido. 

Es bueno decir que tus acciones, Señor,

son mi alegría y mi esperanza.

Es bueno decirte que las obras le tus manos

son júbilo y fiesta para mí.

 

Te doy gracias y me alegro por el don maravilloso de la vida. 

Te doy gracias y me alegro por el don entrañable del bautismo.

Te doy gracias y me alegro por el don precioso de tu Espíritu.

 Te doy gracias y me alegro por el don precioso de tu Palabra.

Te doy gracias y me alegro por el don único de tu Pan de vida.

 

Qué grandes son tus obras, Señor.

Qué profundos son tus designios.

Qué grandes son tus proyectos para nosotros. 

Qué profundos son tus deseos para el que te busca. 

Es bello, Señor, vivir siendo tú el centro de mi vida. 

Es bello, Señor, saber que tú eres el Señor de mi vida. 

Muchos no te conocen, Señor, y me da pena

que pongan su vida en cosas que se acaban. 

Muchos no saben que tú eres Padre

y que nos quieres a todos con ternura.

 

Tú eres grande para siempre.

Tu amor me inunda v me hace feliz. 

El hombre honrado florecerá como palmera,

se abrirá como un trigal fecundo,

siempre tendrá el fruto a mano y su vida ante ti, Señor, será preciosa.

Es bueno darte gracias, Señor, y cantarte de gozo cada día.

Es bueno abrir el corazón de par en par

y dejar que tu luz inunde de tu paz toda la vida.

 

 

SALMO DEL AMANECER

Por la alborada pascual, por las infinitas sendas recién amanecidas

por los caminos vírgenes aún no pisados,

Te alabamos, Señor

Por el adviento que renace cada mañana

para estrenar tareas e ilusiones

y ofrecer el primer instante consciente,

Te bendecimos, Señor

Por la alegría matinal que revela la maravilla de ser felices,

por el gozo grande de todo lo que nace,

Te damos gracias, Señor!

Por el noble renacer de lo sencillo

entre el trajín de nuestras manos,

por cuantos estrenan amores y proyectos,

responsabilidades y servicios

como ligero equipaje del alma,

Te adoramos, Señor!

Por el cielo tachonado de estrellas

bajo el que ha puesto su tienda el Amor;

por el hospedaje que pide

en el corazón sereno del hogar,

 en el apretón de manos del amigo,

en las palomas libres del saludo,

en el telégrafo de la mirada,

en las buenas noticias de cada día

y en las abundantes razones de vivir,

Te alabamos, Señor

Por el adviento de Dios

en el trabajo de nuestras manos;

en todo lo que hay de nuevo

en la paz de las familias unidas,

en el cansancio de nuestros cuerpos,

en el paso de las estaciones,

en el rumor de los cantos....

Te bendecimos, te adoramos, te darnos gracias!