CRITERIOS DE LA PEDAGOGÍA CALASANCIA

03.04.2014 09:03

CRITERIOS DE LA PEDAGOGIA CALASANCIA

02.01.2013 13:20

 

CRITERIOS CALASANCIOS PARA LA PRÁCTICA DOCENTE.

 

INTRODUCCIÓN.

Se han hecho y se siguen haciendo intentos por determinar el sistema pedagógico propuesto por san José de Calasanz a lo largo de todos sus escritos, la dificultad estriba en que él jamás dejó como tal un tratado de pedagogía, sin embargo, a lo largo de todos sus escritos vamos teniendo pinceladas que nos ayudan a definir algunos aspectos que son como la plataforma que orienta al docente para realizar una práctica específicamente escolapia; inspirada en Calasanz y su pedagogía.

Definitivamente, debe haber algo que caracterice al docente escolapio, que, aunque dichos rasgos didácticos los pueden desarrollar otros docentes no escolapios, sin duda lo que consolida y acrisola, es justamente la identidad.

El presente trabajo recopila todos aquellos postulados que los docentes escolapios deben llevar al aula de clases, así pues, enunciamos cada postulado, lo definimos haciendo una referencia a los escritos calasancios, y finalmente damos una orientación de cómo poderlos aplicar de manera concreta en clase.

1.      LA UTILIDAD.

Uno de los asuntos más importantes de por qué Calasanz no aparece en los tratados de pedagogía y aún, teniendo contemporáneos notables en el mismo campo, es porque no escribió un tratado específico, o sus escritos no revisten el carácter de sistematicidad.  Sin embargo a lo largo de sus escritos, busca que todo cuanto se haga por los niños sea para su propio provecho, para su beneficio.  Al niño no hay que enseñarle cosas inútiles, ni darle explicaciones innecesarias, es menester darle todo aquello que sea aplicable a su vida concreta.

El fundamento propio lo encontramos en el lema: para mayor gloria de Dios y  utilidad del prójimo. 

Espero que sean uno de estos pocos elegidos del Señor para mayor gloria suya y mayor utilidad del prójimo.  Hagamos oración todos que el Señor nos ayudará en todas las cosas necesarias, como en el pasado… ruego al Señor nos bendiga a todos, amén.  Roma 15 junio 1629. (E.P. 1127)

Io mi sono grandemente rallegrato di haver letto l’ultima lettera che V. R. mi ha scritto, et se io sapesse far tanti atti interni come fa V. R. scrive fa, sarei contentissimo et non posso far altro che pregar il Signore non solo che lo conservi in sì buoni essercitii, ma ancora che li accreschi sempre a maggior gloria sua et maggior utilità del prossimo.   12 julio de 1629 Frascati (E.P.1151)

En las cartas la palabra utilidad siempre va unida a palabras como “escuela”, “república cristiana”, “jóvenes”, “pobrecillos”, “escolares”, “prójimo”. Son cerca de 88 cartas en donde se habla de la utilidad. Basta con estas líneas breves.

2.      SABER TRANSFORMAR.

El informe Delors es ampliamente conocido porque postula los cuatro saberes fundamentales de la educación: ser, hacer, pensar y convivir. Sin embargo, una crítica sana que podemos hacerle a dicho documento presentado por la UNESCO en 1992, es que, si todo proceso o acontecimiento educativo conlleva de suyo una intencionalidad o finalidad, no se ve cómo estos “pilares de la educación proyecten formalmente una intención. De tal manera, que sólo el quinto saber, que es patrimonio de la Escuela Pía confiere sentido y valor a ellos cuatro; dicho saber ser, saber hacer, saber relacionarse, saber pensar ¿para qué? Esta es la cuestión fundamental de la educación.  El buen escolapio responde, sin temor a dudas: para transformar.

El tema de la Reforma de la sociedad cristiana, de las costumbres y de la convivencia, es un concepto básico en Calasanz; baste señalar que es el “para qué” esencial de la Escuela Escolapia, el famosísimo memorial al Card. Miguel angel Tonti lo expresa textualmente así:

Y entre estas últimas se encuentra la Obra de los Pobres de la Madre de dios de las Escuelas Pías, con un ministerio insustituible –en opinión común a todos, eclesiásticos y seglares, príncipes y ciudadanos y acaso el principal para la reforma de las corrompidas costumbres; ministerio que consiste en la buena educación de los muchachos en cuanto que de ella depende todo el resto del buen o mal vivir del hombre futuro, según juzgaron acertadamente, iluminados por Dios, los Concilios Calcedoniense y Tridentino y los Santos Basilio y Jerónimo, Benito e Ignacio.

Y en sus constituciones señala:

Concilios Ecuménicos,

Santos Padres,

filósofos de recto criterio

afirman unánimes,

que la reforma de la Sociedad Cristiana

radica en la diligente práctica de esta misión.

Pues si desde la infancia

el niño es imbuido diligentemente

en la Piedad y en las Letras,

ha de preverse, con fundamento,

un feliz transcurso de toda su vida. (Nº 2)

3.    LA FACILIDAD.

En una época tan complicada, parece que el docente ha tornado un tanto arrogante en cuanto que su enseñanza se torna difícil y confusa para los educandos.  Se impone la necesidad de que los mensajes sean claros, precisos, concretos; debemos cerciorarnos de si aquello que comunicamos es exactamente lo que nuestros interlocutores están captando.  Calasanz busca que el aprendizaje y, por supuesto, la enseñanza, sea un ejercicio fácil, no complicado; un principio escolapio bien podría ser: la simplicidad educa más que las enciclopedias ampulosas.

Amós Comenio, contemporáneo de Calasanz decía: “Enseñar bien es permitir que el alumno aprenda de manera rápida, agradable y completa”.

Al P. Juan Francisco [Apa] de Jesús, de las Escuelas Pías. Florencia.

Pax Christi

He visto cuanto usted me escribe acerca de la gramática, que dice ha terminado de componer, y que ha mandado una parte al P. Mario, que él dice no ha recibido. A mí me gustaría que fuera aprobada por hombres muy inteligentes, y que, a su tiempo, sea impresa para utilidad común. Después de haberla visto, le daremos el permiso para imprimirla, como he hablado con los Padres Asistentes. El título me parece que no se debe dar a ninguno de nuestra Orden, porque, aunque es cosa excelente, al ser una Orden tan despreciada, no faltarán imitadores a los que escribir en contra, para humillar más a nuestra Orden. No dejará de sacarla a la luz bajo algún nombre y título conveniente. Por el deseo grande que yo he tenido desde el principio de encontrar un método breve y fácil, en cuanto fuera posible, para enseñar la lengua latina, mandé que usted enseñara este método a tres o cuatro de nuestros Padres, para utilidad de la Orden. Pero el enemigo se interpuso, e hizo que usted abandonara aquel ejercicio y volviera a Florencia. Mas Dios bendito ha querido que se haya conseguido el fruto de haber terminado dicha gramática, con toda perfección, ahí en Florencia.

Espero, como he dicho, verla con los PP. Asistentes, con detenimiento; y tenga usted por seguro que yo amo con todo el corazón al religioso que trabaja por amor de Dios, y con mis pobres oraciones le recomiendo siempre a Su Divina Majestad. Que es, etc. El Señor nos bendiga a todos.

De Roma, a 19 de julio de 1642.

Y combina la facilidad con la brevedad.

Dígame usted lo que opina de la escuela de Nobles, y si ese método de enseñar es fácil y breve, lo que se puede conocer por el provecho de los alumnos, porque si la Sintaxis dura un año, poco menos se requerirá en las Humanidades, y otro tanto en la Retórica.

26 de febrero de 1639 (E.P. 3049)

4.      INNOVACIÓN EN LOS RECURSOS DIDÁCTICOS

El docente debe ser creativo en el diseño de los recursos didácticos determinando la finalidad específica del instrumento, no se pude tener un instrumento sin su respectiva intencionalidad.

En cuanto a las letras, comenzando por los niños más pequeños, se tiene una escuela o clase en la cual están solamente los que aprenden a hacer la señal de la Cruz y silabear. Y como el número de estos párvulos suele ser de sesenta o setenta, y un Maestro solo no bastaría para hacer leer individualmente en voz alta a tan gran número, se tiene colgado de la pared un cartelón con el alfabeto, de caracteres bastante grandes, y el maestro va señalando con el puntero, una por una, las letras muchas y muchas veces y otras tantas los pequeñines las van repitiendo y se ve en seguida cómo del grupo simultáneo van destacando los de mayor ingenio. Para los que comienzan ya a deletrear se tiene igualmente otro cartelón de letras gruesas con el ba, be, bi, ab, eb, ib y algunas palabras fáciles. Y cuando ya comienzan a silabear se pasan a la clase superior. (Breve Relación Nº1)

5.    AMPLIO HORIZONTE DE LECTURA.

Calasanz procura que se adquiera un lenguaje amplio y complejo, culto y preciso. Pretende que lo mismo se lean libros de temas religiosos y de temas generales.

Baste recordar que su contemporáneo Amos Comenio pugnaba por una educación en la lengua vernácula rompiendo con el eterno dominio del latín como lengua oficial de la religión.

6.      CONCURSOS.

Calasanz pone muy frecuentemente a concursar a los alumnos con el fin de desarrollar habilidades, sin que vaya en detrimento de las relaciones personales.

[5] De esta clase pasan los alumnos al Arte o clase inferior de Gramática llamada la clase 4a.

En ella se enseña a declinar bien los nombres simples y los compuestos, tanto de idénticas como de diferentes declinaciones y a conjugar bien los verbos. Además las concordancias y los tiempos del verbo. Ésta, como las otras tres restantes clases de Gramática se divide en dos grupos: Romani et Carthaginenses / o Pars Pia et Pars Angelica / o Equites et Pedites / o Legio velox et Legio florens. En estas cuatro clases, la primera tarea escolar de cada mañana es recitar de memoria seis u ocho preguntas de la doctrina cristiana. Y cuando los alumnos están bien fundados en las concordancias y en conocer si una palabra es agente o paciente en la oración, pasan a la clase 3a. (Breve Relación).

7.      DESARROLLO DE LAS HABILIDADES MENTALES

En el proyecto educativo de Calasanz se exige que los alumnos reciten de memoria versos o textos diversos, se pide que desarrollen una capacidad de análisis gramatical y, despliegue de las habilidades de la propia lengua y de la lengua culta.

8.      DETERMINACIÓN DE LOS APRENDIZAJES ESPERADOS.

Estaban perfectamente determinados los aprendizajes que se esperaban de los alumnos al concluir el grado respectivo que, de no cumplirse cabalmente, no podían continuar en la clase inmediata superior. Veamos un ejemplo de la Breve Relación.

Se enseñan en ella las Reglas de los verbos activos y pasivos fundamentándoles bien en ello; y si habiendo terminado de explicadas no llega aún el tiempo del examen se pasa adelante con los verbos neutros, etc. En esta misma clase se explican todas las mañanas los Ejercicios o Diálogos de Luis Vives. Pasan de aquí a la 2a clase (Nº 6).

CONCLUSIÓN.

Este breve ejercicio nos proporciona elementos sólidos para desarrollar creativamente actividades didácticas que permita que la escuela sea un poco más feliz para nuestros alumnos. Yo no se si Calasanz logró dimensionar el alcance de sus “consejos prácticos” que resultan ser intuiciones pedagógicas de gran envergadura y de intensa vigencia.

No se trata de practicar una escuela arcaica, sino que, basados en los postulados calasancios y armonizados y releídos desde las propuestas pedagógicas actuales, poder proyectar lo de valioso que tiene nuestra propia escuela escolapia, la cual no tiene parangón con ninguna otra.